martes, 3 de octubre de 2017

Tierra roja

No me gusta irme en auto o combi, prefiero el colectivo que sale a la madrugada. Temo mucho a esa ruta, a todas las rutas, temo a todo, pero esa ruta me altera particularmente y el colectivo me parece más seguro. Cada vez que me tomo ese de las 4am por un instante todo es igual; igual a la noche en que me lo tomé hace más de catorce años. Cuando me acomodo y las luces bajan vuelvo a pensar en una sensación que retenía esa noche: el roce de la barba de mi viejo.

Hasta en los años en que no quería venir, o los que venía y la pasaba mal, e incluso hoy: siempre esas madrugadas son como que me extirpan de algo. Como que me extirpo. Me pregunto todo lo mismo. A medida que soy otra cada vez las preguntas son las mismas, capaz varían los ensayos de respuestas. Hoy con F a upa recuerdo el roce de la barba de papá.

En los últimos años respondo con más fuerza que sigo sin saber qué quiero; empieza a decantar que es todo un lugar no saber qué mierda se quiere. También se suman preguntas.

¿Y si quisiera estar acá? ¿y si no se si quiero quedarme? ¿qué es quedarse? ¿si no quiero volver, existe llegar a donde te fuiste sin estar volviendo? ¿puedo hacerme cargo de que no se qué quiero si las dudas me hacen mirar al punto de partida? ¿qué cambiaría? ¿y si me imagino que el problema no es el donde sino el como? ¿eso me lleva por primera vez como otra a donde ya estuve? ¿podría sostener la oxigenación que me dio la distancia? ¿podría repensarme volviendo a donde huí? ¿huí? ¿me estoy preguntando todo ésto en serio?

Son las 4:43, cruzamos el empalme con el parque nacional, la ruta es ese desierto hermoso que algo me pertenece. Pero el mundo es tan otro que hace casi quince años , hoy puedo estar en "el mundo" de otras maneras, pienso... tengo esta compu en las manos en medio de la ruta, la señal de internet que viene y va pero está, los diarios y el tiempo pareciera que sobra para escribir aquí. Quizás, si le digo a mi compañero que probemos... La idea termina de tomar forma mientras escribo este descargo, como cuando se piensa en voz alta.

No es lo que quiero, me digo. ¿Qué es lo que quiero? Ya dijimos que no se sabe pero vuelve la pregunta, vuelve, vuelve, vuelve. Recuerdo que cuando me lo pregunto mucho termino cerrando el círculo con decisiones de las que no estoy segura, pues nunca estoy segura, pero al menos son movimiento. Últimamente se me ha dado por vivir así... solo accionar y que "algo" se mueva, ya eso me hace sentir viva.

Regresar así "grande" y no volver el tiempo atrás. No esperar que me despidan con esa barba. Daría mucho por volver a vivirlo, pero más es lo que quiero mirarme como me miro, quiero tener treinta, quiero hacer upa a F y largarlo en la tierra roja a correr. 

viernes, 24 de febrero de 2017

Este pospuerperio

Voy a confesarme una sensación que me inunda hace un tiempo. Y voy a hacerlo aquí como poniendo una bomba en este espacio que nació en el momento contrario, en el paréntesis, en laexperienciadesorbitante.

viernes, 20 de enero de 2017

Ahora puedo ésto

Que ahora no podría. Que si hay algo que puse en perspectiva estos días es lo valientes y capaces de amores descabellados que son las mujeres. No es solo mandato social.

viernes, 2 de diciembre de 2016

Sangre verde

Si el personaje fuera Susanita pareciera que ya estaría moribundo, pero si es matarasusanita/capazlaasesina, entonces: surge. Si surgiera, no abandones este espacio. Voy a buscar la imagen que pueda, aunque esté oscuro uno puede imaginar. Imaginar para hablarme, hablarme en público. ¿Puede la catarsis liberar? En la búsqueda de la catarsis del puerperio encontré a este personaje que fue un discurso más con el que aprendí a discutirme.

domingo, 20 de noviembre de 2016

sábado, 20 de agosto de 2016

Antonio Jujia

Fue cuando empezó sala de tres. Al poco tiempo. La primera vez que nos habló de él apenas si entendimos que nos decía un nombre, dedujimos que nos quería explicar que quien se llamaba así hacía esculturas y que él iba a ir a ver esas esculturas. El padre se persiguió: nunca vayas a la casa de nadie y menos del  Antonio ese sin mamá o papá.
Nos contestó que la seño lo iba a llevar a ver sus esculturas a una plaza. Le conté al padre que sabía que la temática de esos días eran las esculturas. Entonces nos pusimos a buscar si había un escultor cuyo nombre se pareciera a Jujia. Nada, che.

martes, 16 de agosto de 2016

La vida misma

Le dije que me espere e íbamos juntos, me contestó que mejor nos veíamos allá. Pero si yo hago todo hace diez así -con él o notificándolo-. Claro, desde "ésto" en adelante no. Sentí que me terminaban de soltar la mano. Tomé el tren con una piedra en el pecho que cada vez pesaba más, y más, y más. Pero no tenía miedo. La ansiedad había dado lugar a una inercia que desconocía. Caminá, no hay nada más por hacer.

domingo, 20 de marzo de 2016

Un día (casi) perfecto

Las vacaciones un desquicio de rutinas y humores, mejor dicho, todo el verano un caos. Las opiniones: tiene tres, qué hace con pañal? La pediatra: el chico habla mal, pero él está perfecto, el problema son los padres... Si querés un bebé tenete otro, dixit la dulce de la pediatra. Venimos de una racha con esa "onda".

domingo, 15 de noviembre de 2015

Dos años luz, por qué esa palabra y un tatoo

(borrador/ideas sueltas en torno a los dos años del crío)

Mi estrella roja ya tiene dos años,

llegó hace dos años luz (parecen)
a enseñarme que no sabía nada.

sábado, 24 de octubre de 2015

"Hombres..." (Si, voy a decir: "hombres..." con puntos suspensivos y tono de maestra ciruela)

Cuento que recuerdo el puerperio como un paréntesis en el tiempo y una época gris, linda, pero gris. Él me contradice, asegura que como me choqué tan mal con el mundo cuando me tocó salir de mi madriguera en realidad era adentro donde me quería quedar, y que no entiende eso de: gris y lindo a la vez.