domingo, 26 de mayo de 2013

INTRO: revolución, peronismo, maternidad

¿Cómo explicar el titulo? Quiero esta noche tener un blog. Solía querer tener uno para hablar de política, nunca lo hice. Quería desde el 27 de abril de 2012, fecha en la que me enteré que estaba embarazada, escribir sobre ese viaje personal, y tampoco lo hice. Por ahí estoy a tiempo de hacer algo de eso. 
"Pimera tarde de Parque"
Por: El padre
BsAs, mayo de 2013
Solía hablar mucho de política antes de que el test diera positivo, bastante antes, pues hacía un tiempo no metía una materia en la facultad, hacía un tiempo me había aburrido de leer los diarios. Parecía solo un mambo interno, pero afuera habíamos festejado la ley de medios y seguía todo igual, aburrido para mí, a pesar de los cambios de época. Y el test dio positivo, y tuve la escusa perfecta para no leer los diarios.

Me interesaba la política, y llevo el interés de que me interese tan profundo que da igual, me interesa.
Me interesaba ser madre, siempre lo supe, y por suerte estoy sobreviviendo afuera de un neuropsiquiátrico, me interesa.
Más si de sentir se trata: ser mamá de Facundo es lo único que me interesa hoy.
No sé que carajo pasó conmigo.

La idea primera para el título del blog era como el de esta entrada, pretendía ser un juego entre los conceptos en los que creí y creo, juego de las palabras dominantes en distintos momentos de creencias y descreimientos. Por ahí una linealidad temporal, ojalá un círculo, cruza la forma en que los tres conceptos me atravesaron en lo que va de mi adultez. Eso quería ser el titulo, me terminó pareciendo malísimo. A los que les interesa la blogósfera militante, no les importan las historias sobre la maternidad y a las puérperas nos fastidia que nos hablen del mundo ordinario. Quizás encontrara a madres en la misma para un submundo de submundos, o solo me sirviera para desahogarme y pulir mi ortografía antes de dejar la guarida en la que estoy con mi cría, con para hacer algo útil ya que me tocó un bebé dormilón.

Lo que se me aclara al escribir esta intro es que (hoy) quiero hablar sobre mi maternidad, y si quería relacionar aquellos tres conceptos, ya no me dan ganas de escribir sobre eso. Ahí es donde me digo: “mata a esa Susanita”. ¡Venga el título!

Es el tercer concepto el que me empuja hoy, y por ahí se me ocurre hablar de un camino: alguna vez los trostkos en la universidad me hicieron sentir peronista por primera vez, otra vez mi padre me dijo: “No hay culpa en querer tener una bonita familia, pues para que queremos la revolución sino para que todos puedan ser felices a su manera, la clave esta en no joder al otro”, escuché disparar a un gran referente del peronismo de izquierda: “Compañeros: quiéranse, hagan el amor, tengan hijos.”

Probablemente no sea solo Susanita el problema, tanto ella como una bolchefeminista que creé en un momento, me la hacen difícil, no me dejan emerger con la nueva subjetividad. La sociedad y las compañeras que te dicen: “tenés que encontrar un espacio para vos sin el bebé, tenés que volver a tus cosas”. ¿Cómo es eso? ¿Por qué no puede la maternidad constituirse en un espacio personal? ¿Es que no es muy obvio que no hay vuelta posible? No hay espacio personal para mí si no consigo repensarme como una sujeta totalmente distinta después de haber parido y desde esa revolución reconfiguro mis aspiraciones e ideas sobre el mundo. Eso es lo que siento. No digo que lo haya logrado.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Un blog se alimenta de tus comentarios...